INICIO          INSTITUCIONAL          NIVELES         NOVEDADES          IMAGENES          DESCARGAS          ACCESO          AGENDA          CONTACTO
shape
Centro Educativo Cristo Rey. Año de lanzamiento: 2011.
shape

“La propuesta educativa verbita: un proyecto que nos compromete”

MARCO REFERENCIAL

“La identidad y carisma de la Congregación del Verbo Divino, Congregación eminentemente misionera, necesariamente condicionan y definen los objetivos y las características, el estilo y el modo de ser de sus colegios. Estos se insertan en la misión global de la Congregación: difundir la Palabra de Dios para que ella opere la conversión personal y social.”(Líneas Educativas S.V.D.).

De acuerdo a esto la propuesta de enseñanza-aprendizaje hacia nuestros alumnos, apunta a una preparación para la vida, inserción en la sociedad y en la Iglesia. Integrando cuerpo, afectividad y sentimientos; intelecto y voluntad; carácter y hábitos, conciencia, alma y fe, alcanzando su cúspide y plenitud en la aceptación e imitación de Cristo como modelo, y salvador de la vida personal, del mundo y sus estructuras. Dicha propuesta, implica un plan de estudios que integre a sus objetivos y contenidos, el descubrimiento de la fe, los valores evangélicos y el aspecto misionero, para lograr sintetizar fe y cultura, promoviendo los valores nacionales y latinoamericanos y la apertura a una visión universal de mundo. El fundamento de esta propuesta pedagógica, encuentra su esencia en un humanismo inspirado en el Evangelio, que será el hilo conductor de toda la tarea educativa, procurando humanizar y personalizar al hombre, hijo de Dios, original, imagen y semejanza de Dios. El Documento de Puebla, al respecto dice: “La educación humaniza y personaliza al hombre, cuando logra que este desarrolle plenamente su pensamiento y su libertad, haciéndolos fructificar en hábitos de comprensión y de comunión con la totalidad del orden real…” (1025) En lo metodológico-didáctico, concebimos al aprendizaje humano como “conducente a un cambio en el significado de la experiencia”. Experiencia que no solo implica pensamiento sino también afectividad, en donde el protagonista es el alumno que construye su propio aprendizaje. Por tanto dejamos de lado toda visión conductista o toda otra que limite el aprendizaje a solo lo cognitivo y adoptamos una metodología basada en la teoría constructivista del aprendizaje.

FUNDAMENTACIÓN DE LA PROPUESTA EDUCATIVA

Toda institución escolar está inmersa en un medio social, cultural, económico; atravesada por las condiciones propias de lo que constituye el sistema ecológico en el que la escuela cumple su misión. Actualmente “la escuela” está inserta en un mundo globalizado, caracterizado por la complejidad, la incertidumbre y el cambio acelerado. Mundo signado por la crisis en lo humano, lo social, lo cultural, lo económico, lo ecológico, lo espiritual, etc. Reconocer la incertidumbre y el cambio, exige atender especialmente a las señales, demandas y necesidades del contexto en el que se trabaja sabiendo adaptarse a la situación a medida que ella evoluciona y cambia. Esto implica tener, a pesar de la complejidad y la incertidumbre, una mirada de largo plazo sin que ello implique preverlo todo de una vez y para siempre. La educación tiene en cualquier sistema una función decisiva ya que afecta al interés general; responde a la intención y necesidad de dar respuestas a los planeamientos que la sociedad, los cambios y los tiempos van presentando como nuevas condiciones de vida. La educación, desde siempre, ha puesto como uno de sus objetivos esenciales la promoción de los seres humanos. Lo que se pone en juego, a través de ella, está muy vinculado con el bien común. En épocas como la actual, y ante un contexto tan complejo, la educación debe aportar respuestas a las demandas y necesidades acomodándose a esta complejidad, planteando su misión desde una planificación estratégica, en donde lo ideológico tiene un espacio especial. Esto implicaría que, con la mira puesta en el largo plazo y con objetivos claramente definidos, los actores del escenario escolar trabajarán en un proceso colectivo, centrado en los objetivos propuestos, con pautas específicas a su tarea, articuladas en el logro de la misión institucional. Y cuando hablamos de planificación estratégica hacemos referencia a dos conceptos claves:

Misión Institucional: Es la que define la función principal de cualquier organización, resumiendo “el porqué de su existencia, su propósito y razón de ser”, traza el perfil de lo que quiere lograr. Es una dimensión permanente de la organización que no cambia, salvo que cambie la “ley de creación” que dio origen o sustento a la organización.

Visión Institucional: Es la imagen futura de la organización que la autoridad política visualiza para su período de gestión en relación con la misión institucional. La construcción de la visión (imagen –objeto) remite al ámbito de lo que se desea, al mundo de aquello que se quiere construir. Supone por lo tanto un ejercicio de creación, de imaginación, de invención, a través del cual la institución se proyecta hacia el futuro. Es el horizonte de sentido, el motor capaz de empujar y direccionar el conjunto de la vida institucional, que a la vez justifica y da coherencia a las decisiones y acciones que se desarrollan cotidianamente. Cuando se planifica estratégicamente la educación – considerada como un proceso colectivo, orientado a la construcción de una imagen de futuro – ésta será capaz de comprometer la acción y permitirá proveerle de viabilidad manteniendo un continuo proceso de aprendizaje. Se trata además de un compromiso para la acción, compromiso para llevar la propuesta en el sentido que indica la visión, el escenario imaginado como lo deseable y posible. Nuestro Centro educativo como escuela verbita y tal como lo expresan los distintos documentos SVD, tiene como desafío llevar adelante la “Misión” de hacer realidad una educación humana y liberadora en el mundo hoy, desde una actitud dialógica y profética hacia adentro y hacia fuera de nuestro centro. Por ello, toda la vida y dinámica institucional se orienta hacia el Diálogo Profético y las cuatro Dimensiones Características (Misión, Biblia, Comunicación, JUPIC). Cada sector de la comunidad educativa realiza su tarea bajo esta inspiración, y toda la organización global está en sintonía con estos propósitos. Este modo de organización expresa el respeto por “el otro”, considerado valioso portador de un saber, que aporta efectivamente al funcionamiento y a la vida del centro. Para lograr la realización de su “misión” la escuela como organización formal – sistema , unidad compuesta por grupo de personas – procura el logro de objetivos, de propósitos comunes a través de la división de trabajo y funciones. En nuestro Centro los objetivos, los propósitos planteados en el PEI, son el “horizonte” de cada uno de los sectores. Estos definirán y orientarán la especialidad de la tarea de cada sector, delineando las acciones y direccionando el conjunto de la vida institucional. Como puede observarse en el organigrama del centro educativo, las relaciones de complementariedad entre cada sector (subsistemas) definen la trama institucional (el sistema). La organización se constituye así en una “red”. La “red” es una metáfora que nos permite hablar de relaciones de necesidad y reciprocidad entre sectores, aportando los atributos de contención, sostén y fortaleza necesarios en toda estructura organizativa. Esto exige diseñar una metodología de trabajo participativo, cooperativo, consensuado, que favorezca la construcción de metas y acciones deseables y posibles para todos los miembros de la “red” o sistema, en este caso, nuestro Centro Educativo. Como comunidad educativa, intentamos avanzar en esta dirección partiendo de las diferencias y el aporte de cada sector, tomando como base la premisa de que nuestro centro es una “organización de servicio”, por lo que su accionar será siempre en beneficio de los niños, los jóvenes y las familias que eligen esta institución para realizar su escolaridad. Este servicio está basado en el propósito de formar integralmente a los niños y jóvenes (Pag. 26 Líneas Educativas SVD), por lo que la propuesta formal e informal intenta promover el desarrollo de distintas dimensiones de la persona: cognitivo, emocional y social.

NUESTRO SERVICIO EDUCATIVO

El servicio Educativo formal hace referencia a todos los aspectos vinculados con el proceso de enseñanza – aprendizaje, partiendo claro está de una idea de educación, de educador, de educando para lograr la síntesis fe – cultura y vida, equilibrio entre lo académico y lo formativo – pastoral. En este aspecto formal incluimos el Servicio de Orientación Educativa que es expresión de compromiso con el niño, el joven, la familia, los docentes, la comunidad en general, brindando un servicio de acompañamiento, asesoramiento, investigación como forma de abordaje preventivo. La incorporación de Servicio educativos Complementarios permite completar la propuesta curricular formal contribuyendo a la formación integral, a las elecciones vocacionales y profesionales, intereses, habilidades y necesidades de los alumnos.